lunes, 14 de abril de 2008

Tarde de tormenta en el puerto deportivo



Quise aprehender esta luz por un instante
para ofrecértela.
Mis miradas serán ahora tus miradas

2 comentarios:

Whole lotta love dijo...

Me encantan tus fotos, de repente me transportan a un mundo conocido como si lo viera a través de mis sueños. Son mágicas.
Muchas gracias por compartirlas.

Hernán dijo...

Tengo algo abandonado este blog, y todavía me parece un milagro que alguien de con él por eso apenas veo los comentarios, gracias por tu nota. La magia está a nuestro alrededor, solo tenemos que pararnos un instante para contemplarla, lo malo de esta época que nos toca vivir es que parece que nadie tiene tiempo para mirar, ni siquiera para mirar a los que queremos, o por lo menos no como se merecen.
Mi mayor satisfacción es poder compartir estas miradas.
Un saludo