sábado, 14 de enero de 2017

MUERTE DEL "Castillo de Salas"


Desde mi ventana
por una rendija en las montañas de hormigón alcanzo a ver el mar
y un trocito de horizonte donde nacen y mueren las olas .

En la orilla, donde el agua descansa,
surcos de arena negra
recuerdan la muerte de un barco
de trescientos metros de eslora
y veinte mil caballos de fuerza.
Su muerte fue como cualquier muerte ,
como la de un mosquito en un charco,
o una hormiga aplastada por la rama de un sauce.
A la muerte le es indiferente el tamaño.

Todo va y viene -como la mar-y todo perece.
El barco ahora solo es polvo negro
estrellándose en las rocas .

Hernán 2/01/17

No hay comentarios: